← volver

Estudio chileno-británico comprueba directa relación entre desigualdad, crímenes y demanda de seguridad privada

Alejandro Corvalán

Publicada en la Revista Economic Letters, la investigación desarrollada por Alejandro Corvalán, profesor de nuestro Departamento e investigador del Instituto Milenio MIPP, en coautoría con Matteo Pazzona, académico de la Universidad Brunel de Londres, plantea que la desigualdad no solo aumenta los estímulos para cometer delitos, sino que también genera incentivos para la protección de sus potenciales víctimas.

“Al aumentar la desigualdad, aumentan los incentivos para el crimen (oferta), pero también los incentivos para defenderse (seguridad privada). En consecuencia, el efecto de la desigualdad en el crimen es ambiguo, pues depende de ambos efectos”, resume Corvalán.

Desigualdad y crimen

En 2017, Chile ocupó el cuarto lugar en el Ranking de desigualdad entre los países de la OCDE, con un índice Gini de 0,45. Por otro lado, la encuesta de victimización de 2021 (ENUSC, 2021) muestra que los chilenos consideran el crimen como uno de sus problemas más relevantes, mientras que la percepción de aumento de la delincuencia en el país llegó a 86,9%.

¿Existe una relación entre desigualdad y crimen? Nuestro académico, Alejandro Corvalán, y su coautor, Matteo Pazzona, analizaron esta interrogante en un contexto en que desigualdad y crimen parecen ser la combinación predominante en la opinión pública y los medios de comunicación.

“Inequality, crime and private protection”, investigación chileno-británica, indagó en la relación de estas variables y estableció que cuando la desigualdad aumenta, también aumentan los incentivos para cometer un delito. Un aumento en la desigualdad que también genera incentivos en los grupos más ricos de la población para aumentar su nivel de protección. La razón, sostienen los autores, es que -en un ambiente desigual- estos segmentos de la población tienen más recursos para gastar en protección y más que perder si sus bienes son robados. Un comportamiento que el estudio identifica como consecuencia directa de sociedades más desiguales.

Leer más aquí

 

Fuente: Comunicaciones U. de Chile