← volver

Paul Milgrom, Académico U. Stanford: “El desempeño del CEA es muy prometedor”

Invitado por el Instituto Milenio para la investigación de Imperfecciones de Mercados y Políticas Públicas (MIPP), Paul Milgrom, destacado economista y profesor del Departamento de Economía de la Universidad de Stanford, dictó una conferencia para celebrar el XV aniversario del Centro de Economía Aplicada (CEA).

Paul Milgrom es uno de los economistas más reconocidos en teoría de juegos y los entendidos dicen que el próximo Premio Nobel de Economía que se entregue en esta disciplina lo ganará él. Creador del mecanismo de subastas, cambió para siempre la forma de realizar licitaciones públicas cuando diseñó un mecanismo de asignación de recursos capaz de maximizar las recaudaciones que, al mismo tiempo, tiene resultados satisfactorios.

La segunda semana de agosto, Milgrom estuvo de visita en Chile como parte de la celebración del aniversario Nº 25 del Centro de Economía Aplicada (CEA), ocasión en la cual dictó la conferencia “Economics and Computer Science of a Radio Spectrum Reallocation” e instancia en la que relató los desafíos del último proceso de subasta de radio espectro en Estados Unidos.

¿Cómo la teoría de subastas está cambiando a medida que la economía también lo hace? ¿Qué áreas son importantes de estudiar en este ámbito? De este y otros temas habló en esta entrevista.

– ¿De qué manera la evolución de las ciencias de la computación ha transformado la teoría de subastas?
-Es una buena pregunta. El tipo de subastas que comencé estudiando eran relativamente simples porque, en ese entonces, la computación era simple. Sin embargo, muchas de las licitaciones que están ocurriendo en esta época son difíciles y la “teoría de subastas” tiene que actualizarse y responder a estas nuevas necesidades. En algunos casos, una de las partes más difíciles de las actuales subastas o licitaciones es hacerla sobre productos que se puedan computarizar. Es decir, que lo que estamos comprando y vendiendo cumpla con esa característica.

-Chile lleva a cabo diferentes procesos de licitación: cuotas pesqueras, carreteras y compras públicas, entre otras. De acuerdo a su experiencia, ¿cómo podemos mejorar en estos procesos?
-No conozco en detalle estos procesos, pero estoy casi seguro de que pueden mejorar, en especial porque en las áreas nombradas, la forma en que se lleva el proceso es, en general, mala. Desde este punto de vista, la teoría de subastas puede ayudar a definir detalles importantes en este proceso como, por ejemplo, evitar colusiones. Además, puede ayudar a crear competencia para obtener un buen precio de un bien en el mercado y también asignar proyectos de manera más eficiente.

-Usted tiene mucha experiencia en los negocios ¿Cómo combina esta área con la educación?
-Enseño a mis estudiantes basándome en la experiencia laboral y académica que tengo. Los insto a que estudien temas que son importantes para la economía real. También les enseño sobre algunos proyectos en los que he participado. A los estudiantes les encanta y motiva aquellos temas que consideran que serán útiles para la sociedad.

-Usted es un reconocido académico que ha sabido aplicar la teoría de la economía en ámbitos prácticos. ¿Qué prefiere? ¿La teoría o la práctica?
-Me encanta la forma en que ambos aspectos interactúan. Lo que realmente me gusta es estudiar problemas prácticos que tienen problemas teóricos profundos, es decir, la experiencia de trabajar en un nuevo desafío que nadie sabe cómo resolver. La teoría abstrae un problema, lo describe y lo resuelve de una manera abstracta para, finalmente, resolverlo y traerlo otra vez a la práctica. Cuando eso ocurre, para mí es perfecto.

– ¿En qué sector se ha necesitado más su asesoría? ¿En el público o privado?
-He trabajado más en el ámbito público, pero ambos sectores están interesados en optimizar el proceso de sus licitaciones. Lo más frecuente es que me llamen de sectores donde los mercados son nuevos y donde las personas no conocen sobre diseño de mercado. Por eso creo que he estado involucrado más en el sector público, pues hay áreas donde los mercados aún no se han implementado.

-Entiendo que escribió un paper conjunto con su señora. ¿Cómo fue esa experiencia?
-Fue divertida. Mi esposa es socióloga y se ve a sí misma como una cientista social. Trabajamos en un paper que combina ideas de economía y sociología. No fue mi paper más exitoso, pero fue divertido.

-Sus estudiantes son muy exitosos. ¿Tiene algún consejo para nuestros alumnos de ingeniería?
-Es verdad, muchos de mis estudiantes son exitosos, pero sólo he tenido un rol muy pequeño en su desempeño. He tenido muchos alumnos que brillan por sí mismos. Dicho esto, puedo comentar que he fomentado ciertas actitudes que siento han ayudado a mis estudiantes. Entre ellas, la colaboración entre pares en grupos de investigación. Creo que es muy importante que los alumnos se ayuden unos a otros y que los que están más avanzados en la carrera ayuden a los alumnos de los primeros años. Esto último crea un poco de competencia entre los estudiantes, pero también apoyo.

Agrega:

-También los ayudo a decidir sobre temas de investigación. Muchas veces los estudiantes eligen temas muy fáciles o poco interesantes. Los insto a trabajar en temas importantes y a hacer un trabajo de investigación profundo. Por último, pongo mucho énfasis en la presentación de su trabajo. Esto, porque puedes ser un excelente investigador, pero si no estás convencido de por qué un tema es importante y permitirá una buena investigación, no tendrás impacto.

– ¿Cuáles son los próximos pasos en su investigación?
-En los últimos años han ocurrido cambios muy importantes en la organización de la economía y los mercados son mucho más complicados de lo que solían ser. Por ejemplo, cuando se vende publicidad en internet, cada manera en que el cliente ve esta publicidad tiene un precio diferente. Cuando se vende un espectro de radio, en tanto, hay diferencias en las características de las frecuencias que tienen que ser tomadas en cuenta para determinar el precio. Cuando pensamos en los servicios en la nube, la manera en que se pone el precio, nadie sabe cómo hacer estas cosas. El viejo marco teórico bajo el cual nos regimos los economistas, donde había un límite en el número de los bienes y donde existía un mercado competitivo para cada bien, no describe lo que está pasando en el mundo moderno. Es por esto que me gustaría revisar las bases de la teoría de precio, desde el punto de vista del diseño de mercado y ver qué nos dice sobre cómo está operando la economía.

-El Centro de Economía Aplicada cumple 25 años este 2017. ¿Qué opina sobre él?
-El CEA está en una Escuela de Ingeniería, una muy buena posición pues permite que sus investigadores tomen ventajas de las cosas que pasan en ambas academias (Economía e Ingeniería). La ingeniería será muy importante para la economía, por lo que el desempeño de este centro es muy prometedor en cuanto a productividad. Estoy muy contento de celebrar este aniversario.